Sindicato abandonado por la CTM

Más de 500 trabajadores sindicalizados del Municipio de Guasave llegaron a la fría Nochebuena en plantón frente a la sede del ayuntamiento por incumplimiento en el pago del aguinaldo y de otras prestaciones contractuales.

Ante esta situación de atropello despiadado a los derechos de ese personal, el gobernador Mario López Valdez guarda absoluto silencio de insensible complicidad deshumanizada, lo mismo que la CTM, central a la que pertenecen las organizaciones de los municipios, y la Federación estatal de sindicatos de las comunas.

El campamento de los sindicalizados guasavenses había tomado la decisión de extender su protesta hasta el domicilio particular del alcalde, llevados por la desesperación de la insensible actitud del alcalde Armando Leyson Castro, pero trascendió que éste escapó a refugiarse en Culiacán.

También advirtieron con amargura y frustración la indiferencia de los diputados locales priistas, quienes obedecieron instrucciones del mandatario de no involucrarse en esa justa causa social por tratarse de un asunto que afecta al presidente municipal que ha contado con total respaldo del gobernador saliente a pesar de la enorme lista de incumplimientos de pagos en que ha incurrido “El Kory”.

Esta es la peor crisis financiera y social que ha vivido municipio alguno en la historia de Sinaloa, durante la cual Guasave ha sido desmantelado de servicios e instituciones, sin consideración alguna. Esto ha ocurrido por igual desde el aspecto deportivo hasta la procuración e impartición de justicia, sin considerar el estancamiento forzado de su desarrollo y pérdida de empleos, que ha provocado una constante emigración de miles de jóvenes.

El argumento o justificación de Leyson ha sido invariablemente que la bancarrota del ayuntamiento es resultado de los malos gobiernos priistas anteriores, de Jesús Burgos Pinto y Ramón Barajas López.

Sin embargo, tampoco hay transparencia en la aplicación de los recursos propios del municipio en el trienio 2014-2016, ni del endeudamiento público que se cuadruplicó en el mismo periodo hasta más de 600 millones de pesos.

Este caso ha sido soslayado incluso por la Auditoría Superior del Estado y el Congreso del Estado, dedicados más a lavar la cara del municipio y sus irregularidades que a exigir rendición de cuentas.

Mientras tanto, más de 500 familias guasavenses viven la peor época navideña, sin certidumbre en el cobro de su prestación laboral.

Es el “mejor Sinaloa” que Mario López Valdez dice que entregará al pueblo.