Persigue “desaparición” del SIAP al diputado Espericueta

Cuanto el tecolote canta el indio muere… En las palmeras del Congreso Local el ave rapaz parece dar una serenata, repitiendo que los maestros exigen justicia de la buena, no demagogia pura ¿Quien entonces será el primer jilguero curulesco que le hará réplica al tecolote que canta? Los profesores tienen memoria.

Socio y compadre de Jesús Salomé Rodríguez Manjarrez, ex dirigente de la 27 del SNTE; padrino del actual secretario general de la sección sindical, Edén Inzunza Bernal, el tribuno Crescenciano Espericueta Rodríguez, “indio nayarita”, para los igualados del magisterio, entró en proceso de espanto. El canto del tecolote le pondría la piel de gallina.

No es para menos el sobresalto: andan todavía “volando” cientos de miles y miles de pesos, de un total de 2 mil millones, del Fideicomiso de Ahorro y Préstamo, creado, apalancado, con el ahorro o retención del Impuesto Sobre la Renta. La instalación de la LXII Legislatura revivió el “caso del SIAP” por la presencia ahí Crescenciano Espericueta, especie de eslabón perdido en la investigación del Fideicomiso. El trinquete no ha muerto “¡abajo la corrupción!”, gritan los maestros.

¿Qué tiene que ver Espericueta en esta trama saqueadora? Quizá nada. Tal vez su papel fue de cómplice. Quién sabe. O bien jugó el rol de Convidado de Piedra. Lo que si es cierto es que en funciones de ex dirigente de la Sección 27 del SNTE y de presidente estatal  de Nueva Alianza, Crescenciano Espericueta nunca defendió a los maestros que exigían y reclaman cuentas claras y la localización y regreso del dinero del Fideicomiso.

¿Qué con eso? Bueno, el diputado local es compadre de Jesús Salomé Rodríguez Manjarrez, quien en su status de secretario general fallido de la Sección 27 del SNTE, le tomó protesta como dirigente estatal del Panal. Es a la vez el padrino más visible de Edén Inzunza Bernal, nuevo dirigente de la 27, organismo falto de autoridad moral-sindical.

Salomé Rodríguez Manjarrez salió prematuramente de la 27 del SNTE tras habérsele descubierto una serie de pillerías: el jineteo y manoteo de recursos de millones de pesos de los jubilados depositados en varias de sus cuentas personales y el saqueo y “desaparición” del SIAP. Es del Fideicomiso del que nos ocupamos y su posible articulación con Crescenciano

En los juegos perversos del poder Salomé Rodríguez llegó ha convertirse en candidato fracasado a una diputación federal.

Ahijado del curulesco Crescenciano Espericueta, Edén Inzunza arribó a la dirigencia de la Sección 27 del SNTE sin que fueran aprobados los estados contables que presentó la tesorera de Salomé, Georgina Madrigal Bueno. En el Congreso Magisterial se dejó constancia que, además del Fideicomiso, “andan volando” alrededor de 10 millones de pesos.

Y no se sabe tampoco de 7 millones que el gobernador Mario López Valdez ofreció a la Sección 27 para rehabilitar y modernizar el viejo  edificio del magisterio federal.

El Frente de Defensa del Magisterio Sinaloense acusó al ex dirigente “estatal” del SNTE, Jesús Salomé Rodríguez Manjarrez, y a funcionarios estatales de “dispersar” irregularmente recursos del SIAP.

Alrededor de 570 sindicalizados interpusieron la denuncia en la PGR y se abrió la averiguación previa 788/2015 para que se investigara el reparto del recurso del fideicomiso a los maestros. Para ser exactos el fideicomiso fue creado en 1996 y recibía aportaciones del Impuesto Sobre la Renta más los intereses de los créditos otorgados a los profesores.

No hay ahora fideicomiso. Se “esfumó”. La PGR turno el expediente a la Procuraduría de Justicia de Sinaloa. Los maestros temen que lo “congelen” o que lo tiren al cesto de la basura.

El Frente de Defensa del Magisterio tiene como opción recurrir al Congreso Local. Exigir que intervenga la Auditoría Superior del Estado, la comisión educación, la de “transparencia” o la de Fiscalización, con el apoyo de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público.

El dinero que dio apetitosa forma económica al Fideicomiso es recurso federal, proveniente del ISR, de ahí el interés a que intervenga la SHyCP en el “caso del SIAP”.

Difícil será eso sí que Crescenciano Espericueta Rodríguez actué contra sus pares de la Sección 27 del SNTE. Difícil. Es quizá por eso que el tecolote canta en la punta de las palmeras del Congreso Local…El “indio nayarita” moriría, pero de vergüenza si es que aún conserva este rasgo propio de la dignidad humana, no legislativa, que conste.

Álvaro Aragón Ayala

Conductor del programa de radio Ruta Mexico y analista politico en Radio UAS, Diario de Sinaloa y Director Ejecutivo de Proyecto 3.