Mecanismos de prevención del delito

Criminologia administrativa

Ante el estado de inseguridad que se vive actualmente, circunstancia que ha incrementado considerablemente la actividad delictiva. Y ante la incapacidad de los órganos del estado de brindar protección, tranquilidad y seguridad pública, considero necesario ocurrir a la autoprotección que ya en algunos países de Europa desde hace algún tiempo se ha puesto en práctica. En este contexto no debemos negar que existe impunidad e incapacidad de controlar la comisión de ilícitos. Es por eso que criminólogos contemporáneos le apuestan más a la prevención del delito. A las medidas de seguridad y de autoprotección que deben de aplicarse cotidianamente. En consecuencia me permito transcribir algunas recomendaciones importantes:

EN LA CALLE: no use joyas ostentosas, lleve solo el dinero necesario y no lo cuente en público, no camine por calles oscuras y solitarias, ni por terrenos baldíos, parques, construcciones etc. Camine separado de la pared y en sentido opuesto a la circulación de los vehículos. Evite hablar con desconocidos y aléjese de ellos sobre todo si están en grupos. Si es asaltado mantenga la calma, no oponga resistencia, haga rápidamente lo que se le pide y permanezca callado.

EN LA OFICINA O NEGOCIO: al abrir o cerrar el local, procure estar acompañado. Instale cajas de seguridad en su oficina o negocio. No coloque objetos que obstruyan visibilidad a la calle. Hágase acompañar siempre que vaya al banco. De ser posible instale sistemas de alarma

EN EL AUTOMOVIL: antes de abordar su vehículo revise que no haya nadie adentro, lleve listas las llaves para abrir la puerta; observe a su alrededor y si no ve nada sospechoso suba rápidamente. Ponga siempre seguros a las puertas y mantenga las ventanillas cerradas o poco abiertas. No circule en calles oscuras ni tampoco estacione en ellas su automóvil, con el semáforo en rojo manténgase alerta y listo para arrancar. Utilice estacionamientos descubiertos, no deje las llaves de su casa u oficina en su automóvil, no deje documentos dentro de su automóvil que contengan el domicilio de su casa u oficina. Instale sistemas de alarma y protección en su vehículo. Trate de programar la llegada a los semáforos evitando detenerse. De ser posible evite salir de noche.

EN EL HOGAR: no permite la entrada a personas extrañas que no se identifiquen. Si observa a una persona o automóvil sospechoso rondando su casa, reportelo a la policía, al llegar a su casa tenga las llaves a la mano y utilice el menor tiempo para entrar. Si llega en automóvil y nota algo sospechoso, realice una vuelta más a la manzana y cerciórese perfectamente de lo que esta sucediendo. No informe a desconocidos de sus actividades, las de su familia o de sus vecinos. Evite tener grandes sumas de dinero en casa. No informe o proporcione datos por teléfono a desconocidos. Mantenga siempre bien cerrada la puerta de entrada; no abra si no tiene la seguridad de quien es el que llama. No deje mensajes en la puerta que indiquen su ausencia. No deje las llaves pegadas en la puerta; tampoco ocultas fuera de la casa entre otras precauciones y prevenciones que indiscutiblemente hay que poner en práctica. Ya que el asalto, el robo con violencia, el secuestro, el levantamiento forzado de personas están a la orden del día. Y siguen engrosando la cifra negra de delitos sin esclarecer o que no se denuncian, la verdad es que vivimos una sociedad cada vez mas violenta en donde el crimen y los eventos antisociales se están volviendo algo muy común ante la indiferencia e incapacidad de los órganos de procuración de justicia. En esta tesitura sigue aumentando la criminalidad, lo que demuestra que la política criminológica empleada por el estado, no ha sido la adecuada porque no le invierten a la prevención del delito y prefieren reprimir el comportamiento desviado. Estrategia que no ha rendido resultado y que ha incrementado el estado de inseguridad.