Aquel Partido Verde

En 1959 se gestó en Los Mochis un movimiento político tendiente a poner término a una serie de trienios consecutivos con el Ayuntamiento bajo el control de la CTM cuyas administraciones no registraron los avances que reclamaba el joven municipio pero si la mejoría económica de Alcaldes y sus funcionarios mas allegados.

Durante varios trienios la presidencia municipal fue patrimonio cetemista hasta 1947 cuando Francisco Ceballos Ríos, del sector popular, en una campaña salpicada por la violencia gana la Alcaldía a la CTM que la recupera tres años después con Samuel C. Castro.

Las primeras obras de drenaje fueron introducidas en la administración de Francisco Ceballos (1948-1950) pero en las siguientes administraciones no hubo obras ni mejora de servicios públicos.
A lo mas que se llegó con Samuel Castro fue a la pavimentación con asfalto de la calle Leyva y la Obregón de Leyva a Belisario Domínguez, salida a Topolobampo. Dos años después el pavimento había desaparecido y solo había enormes hoyancos.

El 59, los sectores popular dirigido por Miguel García Parra y campesino con Lorenzo “Lencho” Robles al frente del Quinto Comité se unen para terminar con el cacicazgo cetemista, apoyando la candidatura de Napoleón Cárdenas. Esto ocurría el 10 de agosto de ese 1959.

El preludio de la lucha política arranca el domingo 16 de agosto con la celebración de mítines de apoyo a la candidatura priista de Napoleón Cárdenas y rechazo a las imposiciones cetemistas.
Ese domingo se celebraba un mitin en Higuera de Zaragoza el cual fue boicoteado por las huestes oficiales que organizaron carreras de caballos y barras libres en las cantinas del pueblo.
Pero la llama anti imposicionista estaba encendiendo.

Para apagarla, desde la Presidencia Municipal que ocupaba Miguel León López se maniobra conjuntamente con la CTM y crean un “Sector Popular Progresista” desconociendo a la Liga Municipal de Organizaciones Populares.

Los operadores se movilizan en el sector campesino y a base de presiones y dinero provocan que se desconozca a “Lencho” Robles como dirigente y el Quinto Comité con el “Popular Progresista” se ponen a disposición “de lo que diga el partido” desde la CTM.

El PRI acepta la propuesta cetemista y el 16 de septiembre postula candidato a la Presidencia a Antonio López Bojórquez, que trabajaba como cobrador de plaza para el Ayuntamiento.

Un hombre bueno, demasiado bueno, pero semi analfabeta, lo que lo hacía manejable para quienes controlaban el poder municipal, la élite cetemista encabezada por Samuel C. Castro quien fue alcalde de 1951 a 1953 y en esas fechas era el Secretario General de la Federación de Trabajadores de Sinaloa.

Surge entonces el Partido Verde que suma a campesinos, obreros no manipulados por la CTM, empresarios, comerciantes, locatarios, amas de casa, etc., un auténtico movimiento popular.
En El Debate nace la columna política “Despertar Cívico” a cargo de un excelente periodista originario de la ciudad de México que echó raíces en Los Mochis: Pedro Rosales Cantú.
Esa tribuna era la ventana por donde la ciudadanía asomaba al desarrollo de los acontecimientos con la aguda y certera crítica de Rosales Cantú.

Otro líder campesino, don Angel Valdez, era una de las cabezas de la oposición verde y desde La Florida hacía llegar su voz a los indígenas, a todos los campesinos de la región ahomense, lo mismo que desde San Miguel Zapotitlán hacía “Lencho” Robles..

Una noche, sujetos embozados llegaron a la casa de don Angel Valdez, al parecer con intenciones de asesinarlo. Pero el hombre no se encontraba. Estaba en Los Mochis en una reunión con el grupo opositor a la imposición cetemista, pero le dejaron un mensaje amenazante para que desistiera de la lucha. La reacción fue todo lo contrario y encendió más los ánimos de la ciudadanía.
Ante las presiones oficiales, tanto de la Presidencia Municipal como del gobierno del Estado a cargo del Gral. Gabriel Leyva Velázquez, Napoleón Cárdenas se retira el 5 de octubre, a menos de un mes de las elecciones y toma su lugar Rolf Hampl Heinchel.

Los ánimos subían de color. El ambiente político estaba cargado, muy tenso.
La lucha de los ahomenses trascendió fuera del municipio.

Esteban Zamora Camacho, enjundioso periodista y militante el Partido Acción Nacional acudió a Los Mochis y participó con encendidos discursos en apoyo de la ciudadanía que buscaba un cambio real en el gobierno municipal.

El movimiento también tuvo la participación de otro panista culiacanense, Jorge del Rincón Bernal, quien en la edición de El Debate del 31 de octubre, un día antes de las elecciones, escribió “¿Existe un despertar en la conciencia cívica de Sinaloa?”

Para el anecdotario político de aquella época surgió la participación de un modesto albañil que había perdido la vista, Federico Verdugo, quien en encendido mitin celebrado en el crucero de Obregón y Zaragoza subió al templete para pronunciar un discurso en que evocó al filósofo griego Diógenes:

“Diógenes recorría el mundo buscando con su lámpara a un hombre honrado… llegó a México y tuvo que afiliarse a la CTM para ganarse la vida mientras buscaba al hombre honrado… Después buscaba al que se llevó la lámpara porque ¡se la robaron!”.

Esa campaña marcó el inicio del reportero.

Me encontraba tras el escritorio de contabilidad de El Debate cuando llegó una persona a denunciar que la policía estaba golpeando a un hombre en el “sitio” de las carretas de burros, a unas dos cuadras del periódico, solo porque al paso de la patrulla gritó “¡Viva Rolf!”.

No había reportero, pero si una cámara Kodak Retinette, que poco se usaba pues ya había otras mas modernas, como la Retina 1b. La tomé y me lancé a lo que resultó una aventura que comenzaría a cambiar mi destino.

Al aproximarme al lugar vi como, en efecto, varios policías tundían a macanazos a un carretero tratando de subirlo a la “perica” (así les decían a las patrullas por su color verde).
Al aproximarme comencé a tomar fotos pero de inmediato se dio cuenta uno de los policías que advirtió al cabo que iba al mando y éste ordenó que me detuvieran.

Todo fue que se encaminaran los policías para que el reportero emprendiera la carrera más veloz de su vida, enfilando por el callejón mas cercano, Agustín Melgar.

A media cuadra una ex condiscípula de la Academia Webster (academia de muy gratos recuerdos) abriera la puerta de la casa y me metí.

Llegaron los policías, la patrulla pretendiendo sacarme pero la joven amiga no se los permitió.

Minutos después llegó don Manuel Moreno Rivas que se encaró a los agentes y les dijo que se lo llevaran a él, abriendo la puerta trasera de la “perica” para subirse. Optaron por retirarse no sin antes, a exigencia de Moreno Rivas liberar al carretero detenido y golpeado.

Hechos como ese, agresiones policiacas a los simpatizantes de Hampl menudearon en la campaña, sobre todo a lo largo del mes de octubre, conforme se aproximaba la fecha de los comicios.
En medio de un ambiente político borrascoso llegó el primero de Noviembre, el día de las elecciones, salpicadas de violencia.

Antes del cierre de las casillas, miembros de la CTM y la SICAE comenzaron a recoger las urnas, algunos, como Joaquín “El Churretas” López y José Burgueño apoyados por soldados. Otros con policías.
En lugares previamente dispuestos abrieron las urnas y cambiaron los votos. Resultado: “amplio” triunfo de López Bojórquez y “aplastante derrota” del candidato del Partido Verde.
Antonio “Toño” López hizo lo que le dejaron hacer quienes lo manejaban y saqueaban las arcas municipales.

Terminó su gestión pobre. Solo una vieja camioneta y una modesta casa, humilde en comparación con la de Samuel Castro o las de algunos funcionarios de la administración de Toño López.
La protesta de los ahomenses fue llevada ante el Presidente Adolfo López Mateos por una comisión encabezada por Rolf Hampl, el Ing. Roberto Negrete, Enrique Balderrama, entre otros empresarios. No prosperó.

Pero la llama rebelde del Partido Verde surtió efectos.

En 1962 Leopoldo Sánchez Celis candidato, rescató a lo mejor que tenía la CTM, marginado por intrigas en Ahome: Alfonso G. Calderón, cuya administración fue excelente marcando un parte aguas entre el antes y después del Municipio.

Luego vendrían Alcaldes surgidos del sector popular, empresarios y profesionistas que continuaron con el cambio hacia la modernización de Los Mochis.

Pero eso… son otros apuntes!

José Ángel Sánchez López

Con 59 años de experiencia periodística, fue director de El Debate de Culiacán, El Diario de Culiacán y El Sol del Pacífico. Ha extendido su experiencia a varios noticieros de radio, aportando sus analisis y reflexiones.