La primera concertacesión

La primera concertacesión política realizada en México fue ejecutada durante el proceso electoral local de 1989 en Sinaloa.

Carlos Salinas de Gortari había arribado a la Presidencia de la República en una de las elecciones mas polémicas de la historia política de México cuando compitió contra Cuauhtémoc Cárdenas Solórzano (FDN), Manuel J. Clouthier (PAN), Rosario Ibarra de Piedra (PRT), Gumersindo Magaña (PDM) y Heberto Castillo Martínez (PMS).

Fue cuando el PRI por primera vez enfrentó una verdadera oposición y en el ánimo de miles de mexicanos quedó la impresión de que el ganador había sido Cárdenas Solórzano.

A pocas horas de cerrada la votación y cuando la tendencia del conteo preliminar favorecía a Cárdenas, el Secretario de Gobernación y Presidente de la Comisión Federal Electoral, Manuel Barttlet Díaz anunció que “se cayó el sistema” suspendiendo el anuncio de cifras.

Horas después de anunció el resultado oficial que favorecía a Salinas de Gortari con el 50.36% de los votos, otorgando a Cárdenas un 31.12% y a Clouthier el 17.07%.

La gran inconformidad que dejó la polémica elección llevó a Salinas de Gortari a buscar conciliación con la que en ese entonces cayó a tercera fuerza política, el PAN, y dio lugar a decisiones posteriores que favorecieran al blanquiazul.

Así, en las elecciones del 2 de Julio de 1989 en Baja California evitó que el PRI peleara el triunfo para su candidata Margarita Ortega Villa y el PRI reconoció por primera vez el triunfo de la oposición en una gubernatura estatal y Ernesto Ruffo Appel se convirtió en el primer gobernador panista.

En aquella ocasión, por indicaciones de Salinas, la misma noche de ese 2de julio Luis Donaldo Colosio, entonces Presidente del CEN priista, declaró ante los medios de cobertura nacional que se reconocía el triunfo del candidato panista. Con ello se cerraba cualquier posibilidad de que el PRI bajacaliforniano impugnara los resultados.

Pero, había una deuda anterior del PRI para con el PAN y esto fue en Sinaloa cuando en 1983 en Mazatlán Humberto Rice García fue despojado de su triunfo por la presidencia municipal para otorgársela al Arq. Quirino Ordaz Luna.

Aquella del 6 de Noviembre de 1983, para la segunda mitad del período del Gobernador Antonio Toledo Corro, fue una elección muy competida, cerrada y discutida.

El PAN se había manifestado como una verdadera fuerza política en el puerto y también cobraba fuerza competitiva en Ahome y Culiacán.

Pero lo fuerte de la lucha electoral tuvo lugar en Mazatlán donde los panistas peleaban voto por voto.

También en Ahome y Culiacán había efervescencia, pero los resultados electorales marcaron mayores diferencias que en Mazatlán, que se convertía en la joya de la corona panista sinaloense.
En Culiacán, Jorge Romero Zazueta con 54,620 votos derrotaba a Jorge Del Rincón que logró 42,028. Del Rincón había realizado una singular campaña que impactó con un video (idea de nuestro desaparecido amigo Plinio Cayo Soto Herrera y Cairo) en donde aparecía en medio de un charco con el lodo hasta las rodillas exclamando: “este es el verdadero Culiacán, no el que se ve desde la Lomita” contrastando con uno de Jorge Romero filmado en la Lomita con una panorámica de Culiacán.

En Los Mochis, Felipe Moreno ganaba la Presidencia Municipal con 30,870 contra 22,254 de Ernesto Hays Borboa.

Así las cosas, la lucha era cerrada en el puerto en donde el PAN no aceptaba los resultados consignados en las actas.

Se abrieron paquetes electorales para contar las papeletas, anulando irregulares, cambiando cifras ya para uno ya para el otro.

Finalizó un conteo y seguían los problemas, pero ya se había observado una tendencia favorable al candidato panista.

Hábil como ha sido y es, el Profr. Carlos Loaiza Aguirre era el delegado priista en Mazatlán y cuando se volvía a revisar los paquetes para contar de nuevo tomó unos en los que la votación favorecía con amplio margen a Humberto Rice y subrepticiamente lo pasó a donde estaban los ya verificados ordenándole a una secretaria un poco gruesa de las caderas hacia abajo que metiera el sobre entre los ya recontados y se sentara arriba de ellos.

Así se hizo y, ante la sorpresa de los panistas los números no eran los que ellos presumían, sino que favorecían al Arq. Ordaz Luna.

Aparecieron 36,188 votos para el candidato priista Quirino Ordaz Luna contra 34,395 de Humberto Rice García. 1,793 votos hacían la diferencia para el PRI.

De nada valieron las protestas en el interior y en las afueras del antiguo Casino de Mazatlán, el edificio que actualmente ocupa la Unidad Mazatlán de la Universidad de Occidente.

Estaba también en la pelea la diputación por el XIX distrito que había ganado el panista José Alfredo López Arregui, derrotando al priista Miguel Angel García Granados.

El PRI quería seguir la pelea para que se les adjudicara también ese distrito y lograr el “carro completo” en la elección de diputados locales, pero llegó la orden de respetar ese triunfo.
El Arq. Quirino Ordaz fue el Alcalde e hizo una buena labor.

Humberto Rice y sus seguidores tuvieron que rumiar su coraje y esperar mejores tiempos.

Esos mejores tiempos para Rice llegarían seis años después, con el inicio de las concertacesiones del Presidente Carlos Salinas de Gortari.

Quizás también te interese