Concertacesión en Mazatlán

Referíamos en la entrega anterior que después de la jugada que le hicieron en 1983 despojándolo de la Presidencia Municipal que había ganado en las urnas, Humberto Rice tendría que esperar mejores tiempos y éstos llegarían seis años después.

Esto sería con el inicio de las concertacesiones políticas establecidas por Carlos Salinas de Gortari para pagar la deuda pendiente con el Partido Acción Nacional.

El 15 de octubre de 1989 se celebraron las elecciones locales intermedias de Sinaloa correspondientes a la segunda mitad de la administración de Francisco Labastida Ochoa.

El proceso electoral se polarizó en los municipios de Mazatlán y Culiacán en donde Acción Nacional había cobrado fuerza y venía por revanchas decidido a no ceder.

Lauro Díaz Castro contendía por el PRI contra el panista Rafael Morgan Ríos en Culiacán mientras que en Mazatlán la contienda era entre el priista Raúl Cárdenas Duarte y Humberto Rice García que bajo la bandera panista venía por la revancha.

Rice tenía todo el apoyo del CEN panista que envió a apoyarlo a Fernando Gómez Mont, experimentado político y abogado, socio del despacho jurídico de Diego Fernández de Cevallos.

La campaña de Mazatlán enlutó al panismo dado que el primero de octubre pereció en un lamentable accidente de tránsito en la carretera Internacional el Ing. Manuel J. Clouthier que viajaba acompañado del diputado local Javier Calvo Manrique para asistir al evento culminante de Humberto Rice.

Ya habían pasado las elecciones de Baja California, el 2 de julio de ese 1989, en donde el PAN logró su primer triunfo en gubernatura con Ernesto Ruffo Appel quien siendo Gobernador electo de aquella entidad viajó a Mazatlán para asistir también al cierre de Rice, pero el destino lo llevaría al sepelio de Clouthier.

Ese primero de octubre también iniciaba cierre de campaña el Arq. Cárdenas Duarte, evento que se sacudió con la trágica noticia de la muerte de Clouthier y el Dip. Calvo.

“Maquío” era figura nacional no solo para el panismo al que sacudió la modorra con su candidatura presidencial de 1988, sino para el empresariado mexicano del que fue líder, ya en la COPARMEX lo mismo que en el Consejo Coordinador Empresarial de los que fue Presidente.

Llegó el día de las elecciones con gran movimiento de ciudadanos en las urnas y al término de la votación ambas partes proclamaban el triunfo.

La lucha pos electoral fue la mas candente, en Culiacán culminó con el incendio de una parte de la planta baja de Palacio Municipal cuando sesionaba el Cabildo erigido en Colegio Electoral. Las cifras favorecían a Morgan Ríos, pero los números finales impugnados por los panistas favorecieron a Lauro Díaz Castro.

Abajo, en el incendio provocado por iracundos panistas moría un hombre.

En Mazatlán el Comité Municipal Alectoral estaba cercado por priistas y panistas.

El enviado del CEN del PAN, Gómez Mont pedía por radio a un funcionario de Noroeste una reportera que entrara a la sesión del Comité Electoral para que le informara paso a paso lo que sucedía.
Los números favorecían a Cárdenas Duarte con mas de seis mil votos.

En mítines pos electorales Humberto Rice gritaba que no estaba perdido, que faltaba un voto… ¡el de Salinas!
Así lo dijo y el reportero lo escuchó en varias ocasiones.

En México, la cúpula panista hablaba con Carlos Salinas y reclamaba el pago electoral.

En Culiacán Francisco Labastida era presionado por panistas y los mismos priistas que defendían su causa encabezados por Juan S. Millán que presidía el CDE del tricolor.

La orden terminante de Salinas a Labastida fue entregar las presidencias demandadas.

Labastida se defendió y acabó por ceder una: la de Mazatlán. Su renuencia se la cobra
ría Salinas meses después.

Culiacán quedaba para el PRI con Lauro Díaz Castro. Mazatlán para el PAN.
Pero los priistas no cedían.

El caso se llevó al Congreso local que hizo números sin contar.

Sesionó el Cabildo erigido en Colegio Electoral.

El Palacio Municipal estuvo cercado por cientos de priistas durante casi 20 días. Cuando llegó la ola panista que fue rechazada a empujones con sillas y palos de madera teniendo que retirarse y concentrarse a un lado de la plazuela Machado.

Los ánimos estaban en plena ebullición y parecía que la violencia estallaría.

La sesión del Colegio electoral transcurría sin acuerdos cuando llegó una comisión del Congreso con Marco Antonio Zazueta a la cabeza con instrucciones de poner fin a la disputa.

Se dice que hubo incluso amenazas hacia los regidores que tuvieron que acatar la decisión del Congreso, de cuyos 25 diputados 23 siguieron la consigna y votaron favoreciendo a Rice, uno a Cárdenas y hubo una abstención.

Pese a la insistencia del dirigente municipal del PRI, José Vallejo, los regidores priistas, temerosos por las amenazas recibidas, acataron sumisamente la orden y Rice García fue declarado Presidente electo.

Juan S. Millán, indignado por la entrega de la alcaldía mazatleca que en las urnas había ganado el candidato priista, renunció a la Presidencia del CDE.

Pasada la tormenta se revisaron los números del recuento hecho por los diputados encontrándose que sacaron mal las cuentas: poco mas de veinte votos aún le daban ventaja a Cárdenas Duarte sobre Rice.

Pero el golpe ya estaba dado.

Así fue la primera concertacesión impuesta por Carlos Salinas de
Gortari. Posteriormente vendrían mas.

Sucedió aquí, en Sinaloa, y el priismo mazatleco encabezado por Raúl Cárdenas Duarte, fue la víctima.

Quizás también te interese