Por encima del Jaloneo, diálogo

“Compromiso por Sinaloa”, modelo de transformación Estatal: Gerardo Vargas Landeros

Desde el tercer piso de Palacio de Gobierno, se alcanza a observar que las calles principales de la capital, son un ventanal extendido horizontalmente que deja ver el puente negro y el Congreso del Estado.

Se escucha el ruido de un despachador automático y una vainilla vaporosa filtra la escena, el silencio de unos segundos deja escuchar un zumbido eléctrico que más tarde se pierde. El funcionario ya está en la puerta, saluda, bromea y no pierde tiempo. Es Gerardo Vargas Landeros, hombre clave del gobernador Mario López Valdéz.

La palabra del secretario general de Gobierno es testimonio de cómo empezó a construirse “Compromisos por Sinaloa”. Sí, es anecdótico al explicar cómo este modelo de mesa privilegia el diálogo por encima de los jaloneos, que no han dejado de irse y exhibe la madurez y altura de los ocho actores de los partidos políticos que piensan en Sinaloa antes que en el interés de sus institutos.

Compromisos construidos

La mesa de la sala de juntas es el campo gráfico para los diagramas mentales de Gerardo Vargas. Sus dedos se deslizan por la superficie barnizada de largos diez lugares. Atrás la foto del Gobernador Malova intenta observar a todos. El lente ‘rossiano’ hace que mire a cada rincón.

“Compromisos por Sinaloa” es la capacidad que tiene el Gobernador Mario López Valdez, de sanear sus adeudos sociales, de hacer válida su palabra, asevera.

“Es un compromiso de campaña del señor gobernador Mario López Valdez que en el 2010 en el desarrollo de su campaña, dentro de las tantas peticiones y solicitudes que le hacían, era de que Sinaloa estaba muy rezagado en materia jurídica, en procedimientos administrativos y que era una costumbre en los gobiernos que se presentaran algunas situaciones que al gobernante en turno se le ocurrían y no se elevaban a política pública”.

Ante esta situación, que era una necesidad social, admite el funcionario, se hace un estudio y una revisión completa de las leyes del Estado y se detecta un rezago importante, porque la última reforma se había realizado hace más de 18 años en el Gobierno del extinto Renato Vega Alvarado.

“Y de ahí la necesidad de ponernos en una situación armonizada y actualizada, para que la sociedad sinaloense tuviera una expectativa diferente a sus nuevos procedimientos legislativos que se van a traducir en nuevas leyes”.

No solo vocero

El Secretario General de Gobierno por supuesto no puede solo ser el vocero de Compromisos por Sinaloa, porque lleva su operatividad con entrañas y mente. Y porque es la idea y encargo del Gobernador. Es la huella de este Gobierno.

Así es, abunda, como se plasma en el Plan Estatal de Desarrollo para impulsarlo, se convoca a los partidos políticos debidamente constituidos en Sinaloa, a los actores y a las fuerzas políticas, se invita a reuniones para establecer algunos compromisos y así poder modernizar la parte jurídica y administrativa del Estado.

Este proceso, dice, se planea para el cuarto año de Gobierno por no haber ni elección estatal ni federal y fue así como en enero del 2014 se inicia.

“Entonces podíamos lograr que los partidos políticos que no tenían ninguna actividad electoral en este año pudiesen reunirse, aceptar la convocatoria del señor gobernador y dedicarle tiempo, esfuerzo y sobretodo diálogo para llegar a algunos acuerdos, que hubiera consenso de mayoría buscando equidad”, acota.

Sabe cómo contar la historia.
“Este año el 23 de enero, el gobernador convoca a los presidentes y presidentas de todos los partidos de los 18 municipios registrados aquí en Sinaloa a un desayuno, les platica, les dice cuáles son las necesidades que tiene Sinaloa en la actualización de las leyes, de las necesidades que estamos viviendo aquí en Sinaloa”.

Tarjeta Blanca

En su plática mueve una pequeña tarjeta blanca que espera le sirva para puntualidades si la memoria le raja. De momento no la ocupa.

La oficina no es su segunda casa, ahora es la primera. Es el ritmo de un funcionario sin fines de semana y de 24 horas. No deja de hacer el recuento del trabajo.

“Todos y todas aceptan y a los días nos volvemos a reunir en el salón gobernadores y se formaliza un documento donde ahí se establece quienes van a participar, se establece cuál es el fondo y el motivo de esta reforma de estado y ahí se denomina una mesa de diálogo y consenso, Compromisos por Sinaloa”.

Describe con exactitud quirúrgica los momentos para integrar la mesa del diálogo. Su rostro acentúa escenas y anécdotas. No le deja todo el trabajo a la voz para enfatizar.

“Es presidida por el señor gobernador, la va a coordinar el secretario general de gobierno y va a tener una secretaría técnica”.

“La participación de los partidos queda en 3 personas por cada partido independientemente del tamaño que tuviera el partido político con la conformación siguiente: El presidente o la presidenta de cada instituto, el secretario o la secretaria general y el tercero el coordinador o coordinadora parlamentaria de estos partidos”.

Y luego hace una precisión.

“En el caso de que el presidente o la presidenta del partido fuera el mismo coordinador parlamentario, ellos tendrían el derecho a llevar a un tercero a hacer una propuesta, de tal manera que todos tienen 3 participantes en la mesa rectora, 3 los 8 partidos y 3 el gobierno, entonces en una condición de total equidad” concluye.

Reglas claras

El reflejo de su camisa de finas líneas de colores es evidente en la mesa que comparte el tradicional tono caoba al centro con orillas de nogal oscuro en las orillas.

Parece ser casualidad el multicolorido en su prenda cuando el logo de “Compromisos por Sinaloa” se tiñe igual. Su rojo, amarillo, verde, azul cerúleo, naranja, azul ultramar y rosa se extienden de manera vertical en sus siete series, mientras solo cuatro ordenan la estructura horizontal haciendo cuadros por toda la camisa. Así es su orden, supone su afición metódica y plural.

“Establecemos reuniones, establecemos reglas muy claras, que la primera fue invitar a la sociedad civil, nosotros los políticos como quiera nos ponemos de acuerdo, esa ha sido la historia, negocias, das algo, sedes algo, pides algo”, comenta al definir el ‘modus’ del político.

Sociedad indispensable

La realización de tres foros regionales en las principales ciudades del estado recogió 316 propuestas de la sociedad organizada.
La participación social es fundamental para este esquema en donde se manifestaron en cinco ejes temáticos para apuntalar la reforma económica, político electoral, social, de procuración de justicia y seguridad pública, y en transparencia y corrupción. Así lo registra Vargas Landeros.

“Con esa pluralidad que teníamos, más la suma de la sociedad civil, nosotros desde ese momento garantizamos que íbamos por un excelente camino para lograr hacer reformas para el estado”.

La materia prima de la participación social se suma a la mesa rectora y se ennoblecen las coincidencias para traducirlas de inmediato a iniciativas.

“Pero siempre y cuando privilegiáramos el tema político-social, que es el que más demanda la sociedad sinaloense, de que tenga reglas claras para nombrar a los precandidatos, fijar las leyes claras de financiamiento, la participación de los medios de comunicación, que se dé realmente la equidad de género y también revisar de qué manera están trabajando los regidores, los síndicos procuradores, la capacidad de poder reelegir a los diputados, a los alcaldes, en fin, temas de redistritación, revocación de mandatos, en fin, cambios de fecha, armonizarlos con las fechas federales”.

Al día de hoy, agrega, “llevamos 19 reuniones de la mesa rectora, por supuesto muchísimas más mesas de la mesa técnica jurídica. Estamos hablando de que tenemos 6 meses trabajando en esto. Hemos presentado 5 paquetes al congreso del estado donde hemos presentado 21 reformas de las cuales 6 son reformas constitucionales, algo bien importante, 10 son reformas a leyes nuevas y 5 son leyes nuevas, es decir, leyes que no teníamos y que por las necesidades actuales se requieren”.

Trascendencia histórica

Esta mecánica de trabajo marca un precedente en la historia del Estado porque las propuestas convertidas en iniciativas llevan el consenso y la firma de los líderes de los partidos, del Gobernador, de los coordinadores parlamentarios.

“Digo que es un hecho histórico porque en el estado de Sinaloa nunca se había visto que una iniciativa fuera firmada por todos los partidos, los coordinadores parlamentarios y el ejecutivo. Hoy ya tenemos la autorización de algunas leyes aprobadas por unanimidad, todas las 21 tienen segunda lectura, están en proceso de dictamen”.

Su postura es clara porque existe el compromiso de sacar la gran mayoría de las iniciativas presentadas para el 31 de julio o irse a periodos extraordinarios para tratar de sacarlas antes de que comience el nuevo periodo electoral federal.

“En estas iniciativas vale la pena destacar la parte del sistema de juicios orales, el nuevo sistema de justicia penal de Sinaloa. Esperamos iniciarlo nosotros a partir del 15 de octubre de este año, es un obligación institucional, el gobernador cuando fue senador de la república lo apoyó, un servidor cuando fui diputado federal, aprobamos esta reforma al sistema de justicia penal, ya tenemos la estructura prácticamente lista”, comenta.

Transparencia y corrupción

El Ex Gerente de Japama en la administración municipal de Mario López Valdez y ex Diputado federal no pierde el tono campechano de su voz.

Cuando aborda el tema de elevar a rango constitucional a la Comisión Estatal de Acceso a la Información Pública sus dedos medios se aprietan. Dejar un legado que le abone a la transparencia y busque una mejor rendición de cuentas que combata a la corrupción es sin duda tentador.

Lo habla y parece mostrarlo con la mano derecha, como si pretendiera materializarlo con palabras. Ya no sería el Gobernador quien designe a los consejeros, todo sería bajo una convocatoria del Congreso.

“Y además estamos dándole facultades al Ceaipes para que solicite mayor cantidad de información de la cual estamos obligados ahorita a dar”.

La idea lo emociona, “es decir, estamos ampliando la oportunidad de que ustedes los medios de comunicación, la sociedad civil pida más información de nosotros como servidores públicos y tengamos la obligación de rendir más y mejores cuentas, con mayor detalle, mayor profundidad, los viáticos, a dónde viajamos, qué logramos, en dónde nos hospedamos, en fin, son vacíos de ley que ahorita están y que la intención es que ya quede plasmado en una política pública”.

En este tema va más allá, destaca la obligación de los servidores de primer nivel, como política de estado, de hacer pública su declaración patrimonial pre eliminar para evitar actos de corrupción.

“Ver cómo entraron y como salieron y las justificaciones importantes que puedan ver en el cambio de ellas”.

Justicia autónoma

En materia de seguridad y procuración de justicia, se avanza para que se cumpla la palabra del Gobernador que ofreció la autonomía al ministerio público, es decir la creación de una fiscalía general o la misma Procuraduría, pero que ya no sea propuesta por él ni ratificada por el Congreso.

“Que sea a una convocatoria a la sociedad para que ellos hagan sus propuestas y el poder legislativo defina y tenga la última palabra para ver quién va a ser el nuevo fiscal de este Estado”, define.

Diferencias y Reformas

La discusión de las reformas político electorales trajo lo que se esperaba. Mayores diferencias, pero acotadas por el respeto.

“Son gentes de mucho valor político y cultural en donde a pesar de que las discusiones se ponen un poquito ríspidas, al final terminamos como lo que debemos de ser como políticos maduros y con mucha sensibilidad”.

Cómo se lograron los pocos jaloneos y el respeto, fue sin duda una interrogante que el Secretario General de Gobierno no evade. El gris de sus canas de seguro algo tiene que ver con eso.

Lo atribuye al antecedente histórico de ser los primeros en el país de implementar las mesas de diálogo y distensión política en los procesos del 2011 y 2013.

“Durante todo el proceso electoral nos reuníamos dos o tres veces por semana aquí en la Secretaría General de Gobierno, los presidentes, las presidentas de los partidos y ahí tratábamos de resolver lo que antes se resolvía en el Consejo Estatal Electoral o en el Tribunal Estatal Electoral”.

Lo que se quería hacer a convocatoria del Gobernador Mario López Valdez, era privilegiar el diálogo, antes de irse a una denuncia pública o ante los organismos electorales. Así, dice, se forjó una mayor confianza que se aprovecha en favor de Compromisos por Sinaloa.

“Hoy ese contexto de armonía, de coraje a veces, termina por unirnos a todos. Hay una expresión que utilizaron y que a mí me gustó mucho. Dijeron es momento de arrear la bandera de cada uno de los partidos políticos y de izar la bandera de Sinaloa”.
Y puntualiza con una vehemencia que para el suena a certeza.

“Yo creo que han cumplido los ochos partidos políticos. El Señor Gobernador va agarrado de la mano con ellos, no al frente ni atrás, al lado van todos ellos y yo creo que eso le va a rendir a Sinaloa una reforma del estado que va a cumplir con su objetivo final: darle marcos administrativos y jurídicos actuales a la necesidad de Sinaloa”.

Está convencido. Por eso lo habla con puntos y comas, “Sinaloa ya no puede vivir con leyes atrasadas, con leyes de hace 50 años, 60 años, la gran mayoría de ellas”. Sabe que las convicciones deben materializarse.

Jaloneos no desaparecen

Claro que no puede negarlo. Ni quiso hacerlo.

Los jaloneos existen en Compromisos por Sinaloa. Se siguen presentando entre los partidos, solo que son nuevos tiempos.

“Lo están haciendo con una altura política muy distinta, con gran respeto al representante del otro partido político, pero sobre todo con una necesidad de salir adelante en este gran compromiso”.

No es un compromiso que nomás lo hayan firmado en un documento, es un compromiso que públicamente lo han hecho, refiere.
Prueba del compromiso que tienen con Sinaloa es que en todas las presentaciones de las iniciativas, los cinco paquetes, todos los presidentes y las presidentas de los partidos políticos lo han acompañado al Congreso del Estado.

“Nada de que vamos unos y otros no. Todos juntos hemos ido”, subraya.

Modelo a repetir

La mesa de diálogo Compromiso por Sinaloa es sin duda un modelo replicable en la República Mexicana.

“Hay una cosa que vale la pena destacar. Esta unión, esta coordinación, esta mesa de diálogo y consenso de Compromisos por Sinaloa es única en el país”.

Y ahonda, “ningún estado tiene una mesa de discusión, de análisis con todos los institutos políticos y lo realmente importante para nosotros con la participación de la ciudadanía”.

Lo deja en claro. Las definiciones que se están tomando no son entre políticos, “es sumar a la sociedad, a la que al final de cuentas estas leyes les van a ayudar a tener mayor claridad de las acciones tanto de los partidos como de quienes trabajamos en la función pública”.

Ante la pregunta, aún no sabe si esta mesa será un verdadero laboratorio político innovador, pero va en paralelo.

“Bueno nosotros estamos apostándole a que se dé la reforma del estado con estas características que ningún otro estado tiene. Estoy seguro que ejemplo lo estamos dando a nivel nacional”, asienta.

En su balance, esta situación le da gobernabilidad a Sinaloa.

“No somos un problema para el gobierno de la república. Sinaloa está atendiendo y resolviendo sus principales problemas, por supuesto en el tema de seguridad vamos avanzando, no lo hemos resuelto, tenemos deudas con la sociedad, pero vamos avanzando, los indicadores nacionales así lo dicen…está dicho por quienes manejan el sistema nacional de seguridad en el país”, establece.

Operador político

No le gusta hablar de sí. No fuera de tiempos. Es el segundo a bordo de Sinaloa y conoce el ‘temporitmo’ de la política al dedillo. Parte de sus funciones es llevar la política interna del estado.

Las autocalificaciones no son de él.

“De Gerardo Vargas solo puedo decirte que soy un funcionario público muy comprometido con mi trabajo, de tiempo completo, no tengo tiempo para otra cosa. Mis jornadas son muy extensas, no hay sábados no hay domingos, escasas vacaciones, no es queja al contrario es un ritmo natural del Secretario General de Gobierno, me encanta mi trabajo lo hago con mucho gusto, con mucha pasión, sin fanatismo ni mucho menos. Creo que he sido un hombre justo en las decisiones”.

Un político no debe sentirse satisfecho, destaca a mitad del cuarto año de Gobierno de Mario López Valdez.

“Ya estamos en la parte final de esta administración, los meses por seguir no son nada fáciles, por el contrario hay que atender muchas situaciones, temas finos, hay que lograr cerrar lo mejor posible políticamente, tenemos que llevar la gobernabilidad del estado hasta el último día de la administración de Mario López Valdez en santa paz”, planea.

Sí, es el segundo de abordo, no cabe duda.