Ingenio azucarero encubre negocio inmobiliario

Uno de los peores casos de injusticia laboral en Sinaloa está desarrollándose actualmente en la zona norte, donde se encuentra en peligro de cerrar el ingenio azucarero “rescatado” hace tres años por empresarios favorecidos desde el gobierno del Estado.

Cientos de trabajadores dejaron de recibir su salario, lo mismo que decenas de ejidos de la zona de abastecimiento de la factoría no percibieron más el importe de la renta de sus parcelas; transportistas no cobran ya el flete de caña al batey, en tanto que los proveedores diversos están imposibilitados para recuperar lo que la influyente firma les adeuda.

Es un colapso para miles de familias, mientras que sólo dos o tres personajes son favorecidos con el “rescate” de la industria que llegó a ser la más grande del estado y hoy es un gigante en ruinas.

A esa empresa, de las familias Elizondo y De la Vega, el gobierno apoyó con 90 millones de pesos, recursos que debieron destinarse a pagar las deudas de los mencionados magnates con los sectores sociales.

La inversión, se dijo, sería para obtener tres hectáreas de la empresa y destinarlas a obras como el teatro de la ciudad y un museo infantil.

De aquella suma, sin embargo, los industriales sólo entregaron 30 millones a trabajadores, de base y de confianza, campesinos, transportistas y otros acreedores.

La operación fue una concesión desmedida a unos “cuates” que, al decir de la sociedad que ya abrió los ojos ante estos hechos, llegaron a consumar el mayor negocio inmobiliario de Sinaloa, no a preservar una industria emblemática de la región.

Los acaudalados empresarios engañaron al propio jefe del ejecutivo estatal, quien hizo una excepción que no se justifica, empujado por anteriores compromisos, tal vez de campaña o anteriores. La especulación vuelve a llenar el espacio que deja abierta la desinformación y la opacidad.

Pero el mandatario es señalado como protector de costosas ineficiencias, disponiendo de una cuantiosa suma de dinero, estando él mismo en el centro de la peor insolvencia financiera del estado en su historia.